viernes, 23 de enero de 2009

Perfume de Mujer Inolvidable


Grandes Momentos del Cine

Perfume de Mujer

Dicen que fue esta una de las escenas que inclinaron a la Academia a otorgarle el Oscar a Mejor Actor a Al Pacino, por el rol que interpreto en este film, donde personifico a un ex-soldado ciego.

La trama se desarrolla a partir de Charlie Simms (Chris O'Donnell), un estudiante que proviene de una familia pobre becado en una prestigiosa escuela preparatoria privada.

Con el objetivo de ganar el dinero necesario para tomar un vuelo de regreso a casa en navidad, Charlie toma un trabajo como acompañante de un Oficial retirado de la Armada, el Teniente Coronel Frank Slade (Al Pacino): un amargado hombre de mediana edad quien se encuentra invidente. Slade decide visitar la ciudad de Nueva York y recurre a Charlie Simms para que le colabore.

Mientras que Charlie esta guiando al Teniente Coronel Frank Slade en Nueva York, él se encuentra encarando un gran problema en la escuela debido a una broma de mal gusto jugada al director de la escuela por unos compañeros. El problema radica en que solo Charlie y George Willis, Jr. (Philip Seymour Hoffman), hijo de un benefactor de la escuela, conocen realmente la identidad de los culpables. El director amenaza a los dos estudiantes con la expulsión poniendo entre la espada y la pared a Charlie al indicarle que su admisión a la Universidad depende de ello, ante la negativa del alumno Trask, el director, lo exhorta a que sea honesto o sufrirá las consecuencias.

Slade recorre con Charlie Nueva York. Alojándose en el Hotel Waldorf-Astoria. Después de comer en un elegante restaurante, el Coronel Slade revela la razón de su viaje: cenar en un restaurante lujoso, alojarse en un hotel cinco estrellas, tener relaciones con una mujer hermosa, y finalmente suicidarse con su arma. Durante el viaje visitan la familia del Coronel en donde, gracias a una discusión con su sobrino, Charlie conoce como el coronel perdió la visión. El Coronel tiene un olfato refinado que le permite reconocer el perfume que se aplican las mujeres lo que le ayuda a entablar conversación con ellas. En una de esas conversaciones conocen a una joven y hermosa dama con la que baila un tango llamado "Por una cabeza" de Carlos Gardel. Luego de múltiples aventuras entre las que se incluye un paseo a alta velocidad en un Ferrari los dos personajes empiezan a conocer sus miedos y a luchar por cambiar los eventos "inevitables" de la vida.