miércoles, 16 de junio de 2010

La Suerte y Cabalas en el Futbol

La Suerte y Cabalas en el Futbol
Interesante

La Suerte y Cabalas en el Futbol


Si, lo reconozco y lo admito, ando futbolizado, esto del mundial de Futbol logro que me interese en todo lo que tenga que ver con este deporte, y como Cabrobueno, no es un blog de futbol, tenia que buscar un dato distinto, una nueva mirada sobre este deporte rey, para hablar de el aquí.

Y que mejor que con un tema que sucumbe a toda lógica, como son la suerte y las cabalas, amuletos y supersticiones propias de personas que juran que sin ellas, su vida seria un desmoronamiento sin fin.

Puede acaso, un simple artefacto u objeto lograr una victoria, ser una seguridad para que no metan goles en tu arco, o un aliciente para un goleador de fuste...la verdad, es que todos saben que la única forma de ganar en algo, lo que sea, es por medio del sacrificio, la disciplina y el esfuerzo. Pero acurrucados por el miedo al destino, y el temor de no tener controlado este, es que muchos, en especial estos futbolistas, sienten que con un amuleto ocupado como cabala, pueden domar a la diosa de la fortuna...curioso por decirlo menos.

Los futbolistas tienen muchas cabalas para llamar a la suerte a su lado, como por ejemplo: Entrar al césped con el pie derecho, santiguarse antes del pitido inicial, no pisar la línea de cal o evitar tocar el trofeo cuando se salta al campo en la final.

1. Supersticioso a más no poder...

Un caso de supersticioso a mas no poder, es el famoso futbolista del Chelsea John Terry quien siempre utilizaba las mismas espinilleras y cuando las perdió en un partido de Liga de Campeones de la UEFA en el Camp Nou se sintió desahuciado: "Las usé durante tanto tiempo que pensé: ‘ya está, se acabó'. Pero Lampsy (Frank Lampard) me dio unas suyas y por suerte ganamos una de las tantas finales de ese equipo protagonista del futbol europeo. Quizá irracional, Terry reconoce tener un montón de cábalas: "Soy muy supersticioso. Me siento siempre en el mismo lugar del autobús, me pongo tres vueltas de cinta alrededor de las medias, escucho siempre el mismo CD camino al estadio, aparco siempre en el mismo lugar antes de un partido en Stamford Bridge..."

2. Un lector futbolista y supersticioso

Otro famoso jugador supersticioso, es el italiano Gennaro Gattuso. Este tiene unas supersticiones o cabalas algo "extrañas", como:

.Durante el Mundial de Futbol Alemania 2006, llevo el mismo suéter que se puso el primer día, quien según sus palabras: " Con el sudaba a mares y tenía un humor de perros porque no podía quitármelo”.

.También tiene la cabala de hacer el equipaje para volver a casa, antes de cada partido.

.Y la más curiosa de todas, es su manía de leer unas páginas de Dostoevsky antes de los partidos

3. Una ropa interior para la suerte...

Son varios los futbolistas que reconocen usar la misma ropa interior para que les traiga suerte, uno de ellos es el famoso futbolista colombiano René Higuita quien solia usar una de estas tenidas de color azul. ¿Por qué?, dejemos que sea el propio Higuita quien nos los cuente: "A fines de los 80', el Atlético Nacional no podía ganarle al Millonarios. En eso llegó Carlos Perea y fuimos juntos a ver a una señora que leía la suerte. Nos dijo que nos habían hecho alguna brujería y nos envió una correa y calzoncillos azules para todos los jugadores. Anduvimos bárbaro: ganamos todo y llegamos a conquistar la Copa Libertadores. Desde entonces aún los uso".

4. Un beso y una canción.

En Francia 1998, el capitán de la selección anfitriona Laurent Blanc no olvidaba besar la cabeza calva de su portero Fabien Barthez y tampoco les fue mal. El equipo compartía otro ritual: escuchaban en el vestuario el éxito de Gloria Gaynor "I Will Survive".

Las historias mas interesantes, los datos mas asombrosos, las imágenes mas increíbles, todo ello podrás encontrarlo en Cabrobueno, porque queremos que te informes y entretengas al mismo tiempo.

Sin olvidarnos tampoco todos los videos con que contamos: Videos Asombrosos, Videos Increíbles, Videos Divertidos, todos reunidos en un solo lugar.