lunes, 14 de febrero de 2011

Los Millonarios siempre han sido iguales

Los Millonarios siempre han sido iguales
Interesante

Los Millonarios siempre han sido iguales


Estaba leyendo sobre las excentricidades de los millonarios hoy en día, y la verdad, dan para todo.

Por ejemplo, el multimillonario productor de televisión Aaron Spelling, quien creó clásicos como "Dinastía" o "Beverly Hills 90210", y quien hoy ya no está, en su tiempo, se dio el lujo, de crear en su mansión, un cuarto exclusivamente para envolver regalos, así es, el que se uniría a otro cuarto de su "casita", que tenia por propósito ser un museo de muñecas. Pero lo irrisorio vino después cuando se vio ante la duda de qué nuevo ambiente agregar a su mansión, ¿Cuál fue la solución? Agregar un segundo cuarto para envolver regalos.

Un huésped millonario se hospedo en un hotel de lujo, claro está, para ser más precisos en el Ritz Carlton de Cancún, y se dio el gusto de solicitar ver películas en la playa privada que queda frente al hotel, pero como no le gustaba la arena en sus pies exigió que los conserjes debieran alfombrar todo el camino hacia la playa.

Estas son algunas de las locuras de los millonarios del mundo, y de seguir podría pasar horas, pero como dice el titulo de este post, los millonarios siempre han sido iguales, sino, es cosa de ver el historial de vida de Jack Myton(1796-1834).

Este heredero millonario inglés, apodado el 'loco Jack', fue un hombre que amó tres cosas: la bebida, la ropa y la cacería. En 17 años gastó medio millón de libras en alcohol, y gustaba tanto del oporto que a diario consumía cinco botellas.

Su guardarropa se componía de más de 1,000 sombreros, 700 pares de botas, 3,000 camisas y 150 pantalones de montar (ni la Paris Hilton podría alcanzarlo). Durante una fastuosa cena que organizó, le jugó una broma pesada a sus invitados al entrar montado sobre Nell, su osa mascota, quien en el momento le mordió la pierna.

Este millonario llegó a tener casi 2,000 perros de caza, a los que en alguna ocasión los alimentó con filetes y champaña. También crió 60 gatos, y algunos los vestía con pequeños uniformes militares.

Pero entre tantas excentricidades, llego su fin, por el mismo carril, al probar un remedio absurdo para tratar un fuerte ataque de hipo, cuyo tratamiento consistía en nada menos : Que prenderse fuego.

La leyenda cuenta que sus últimas palabras fueron: "Bueno, gracias a Dios el hipo se ha ido".

Un lugar donde no solo encontraras vídeos, sino los datos más interesantes, las noticias más curiosas, y las imágenes más increíbles, eso es Cabrobueno, un lugar único en esta vasta red que es la Internet, estas bienvenido.